Protestan contra explotación de sal de minera Brasken en Brasil

De Agencias

15 de agosto de 2021, 4:03 PM

Compartir

Jóvenes del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) de Brasil protestaron este domingo frente a la sede de la minera Braskem, en Maceió, Alagoas, exigiendo el cese de la explotación de sal de gema, que ha agrietado unas 10.000 viviendas en cuatro barrios de esa ciudad.

A la compañía se le responsabiliza del mayor delito ambiental cometido en zonas urbanas del país, pues el desgaste producido por la explotación de sal gema, sustancia utilizada en la fabricación de sosa cáustica y PVC, amenaza la vida de unas 40.000 personas con hundimientos de suelos, daños estructurales, y terremotos en la capital de Alagoas.

“Estamos aquí para decir que este proyecto minero no sirve al pueblo de Maceió, solo sirve a algunos ricos. La juventud del MST seguirá denunciando que la minería destruye, que la minería se hunde. Solo con resistencia y lucha popular podremos derrotar este proyecto”, dijo Lucas Neto, del colectivo Juventud del MST, durante las manifestaciones.

Como parte de la jornada de protestas, el MST donó 20 toneladas de alimentos cosechados en Alagoas y producidos por campesinos sin tierra a familias que han sido desalojadas de sus hogares, debido al agravamiento estructural de sus viviendas como consecuencia de la explotación minera.

Macaxeira, camote, calabaza, fríjoles, maíz, naranja, plátano, entre otros son los alimentos donados por el Movimiento, quienes desde inicios de la pandemia de la Covid-19, suman cerca de 250 toneladas entregadas en gesto solidario.

“Juventud Sin Tierra no solo quiere llevar alimentos saludables a estas familias, sino también extender su apoyo y voluntad de luchar por la justicia con quienes lo han perdido casi todo por la minería”, ahondó el líder juvenil Lucas.

Lucha contra la impunidad
El pasado 15 de febrero residentes de Maceió presentaron una demanda en una Corte de la Haya contra la petroquímica brasileña Braskem S.A debido a grietas y hundimientos de suelos en áreas urbanas cercanas a las minas de sal.

“Este es, lamentablemente, otro caso de una corporación gigante que está más que feliz de explotar las riquezas naturales de un área, pero que tiene poca consideración por quienes viven en ella”, expresó entonces la abogada Gabriella Bianchini, socia de la firma legal global Pgmbm.

Un estudio federal en Brasil había mostrado previamente que las minas de sal de Braskem eran la causa de las grietas que desestabilizaban las casas (unas 10.000 viviendas durante más de 40 años), aunque la compañía había declarado que dicha investigación contenía errores.


Compartir