Denuncian violencia y crisis humanitaria en Colombia

De Agencias

18 de agosto de 2021, 6:00 PM

Compartir

Organizaciones sociales colombianas denunciaron la escalada de violencia y la situación humanitaria existentes en varios sectores del departamento de Chocó (noroeste), que han traído consigo incidentes de desplazamiento masivo forzado, amenazas, confinamiento y reclutamiento de menores.

La Red de Derechos Humanos del Pacífico Colombiano (Reddhhpac) y la plataforma Juventud Paz denunciaron una incursión de efectivos del Ejército Nacional en las comunidades del Medio San Juan.

De acuerdo con medios de prensa, los efectivos portaban brazaletes de color rojo y negro, y se identificaban como integrantes de las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) o el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Reddhhpac reveló además que desde el 13 de agosto pasado el grupo ilegal Clan del Golfo invadió el resguardo indígena Dipurdú e intentan reclutar por la fuerza a sus pobladores.

Según la organización, este grupo sostiene combates contra efectivos del ELN, situación que mantiene en confinamiento a las comunidades de Pizarro, Baudositó y Unión San Juan. Sus pobladores no pueden salir a trabajar o a proveerse de alimentos.

A su vez, la red de organizaciones Proceso de Comunidades Negras de Colombia (PCN) difundió una denuncia de comunidades ribereñas del río San Juan, ubicadas en los municipios de Istmina, Medio San Juan y Litoral San Juan.

En esta área se registran enfrentamientos entre el grupo paramilitar Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y el ELN.

Reportes de prensa indican que 66 familias (167 personas) se desplazaron a la comunidad Isla de Cruz y otras 474 familias (1.083 personas) dejaron atrás sus hogares y se refugiaron en la comunidad de San Miguel. Se estima que en Dipurdú quedaron confinadas 100 familias (300 personas).

Las comunidades residentes en estas áreas rurales del Chocó instaron a la Fiscalía, la Policía, otras autoridades nacionales e incluso a la comunidad internacional a brindarles protección.


Compartir