Putin: Turquía se siente estable cooperando con Rusia ante la turbulencia en el mercado del gas

De Agencias

29 de septiembre de 2021, 12:00 PM

Compartir

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, ha agradecido a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, por su postura sobre la construcción del gasoducto Turkish Stream, que atraviesa el mar Negro para llevar gas natural ruso a Turquía y a Europa sin pasar por territorio ucraniano, y ha declarado que, a pesar de los procesos turbulentos en el mercado de este combustible, Ankara se siente “estable” en el marco de la cooperación con Moscú en esta esfera.

Además de la industria gasística, los países colaboran con éxito también en otros ámbitos, y en el marco de la cooperación económica han logrado no solo compensar “todo lo perdido durante el año de pandemia”, sino aumentar el comercio bilateral, ha señalado Putin este miércoles desde Sochi, donde se reúne con Erdogan.

El mandatario ruso también ha elogiado la colaboración con el Gobierno turco en la lucha contra la pandemia del covid-19, así como en las cuestiones relacionadas con la situación en Siria, Libia y Nagorno Karabaj, donde el año pasado estalló un conflicto militar entre Armenia y Azerbaiyán.

“El centro ruso-turco para el control del alto el fuego en la frontera entre Azerbaiyán y Armenia trabaja de forma activa”, precisó Putin, al sostener que “esta cooperación es una seria garantía de estabilidad y coordinación de las posturas de las partes en cuanto a los futuros pasos destinados a la reconciliación”.

Otro importante punto de cooperación entre Moscú y Ankara va en torno a la central nuclear de Akkuyu, de cuya construcción en la provincia turca de Mersin está encargada la corporación estatal rusa de energía atómica Rosatom. Los líderes de ambos países afirmaron que los trabajos continúan “según lo planeado”.

Según las declaraciones previas de Erdogan, el primer bloque de la central nuclear podría comenzar su funcionamiento en mayo de 2023. Aunque durante la reunión con Putin, el mandatario turco expresó la esperanza de que se pueda abrir el primer bloque de Akkuyu ya el próximo año, destacando que los trabajos de construcción se llevan a cabo “de forma activa”.

Si bien las negociaciones bilaterales “a veces son difíciles”, su resultado final es “positivo”, resumió el mandatario ruso, agregando que Moscú y Ankara “han aprendido a encontrar compromisos que benefician a ambas naciones”.


Compartir