Portuarios en Italia protestan contra pase sanitario anticovid

De Agencias

15 de octubre de 2021, 6:00 PM

Compartir

Sindicatos de trabajadores portuarios en Italia, encabezados por los del puerto de Triste (noroeste), protagonizan este viernes una jornada de manifestaciones en contra del llamado “pasaporte verde”, pase sanitario anticovid puesto en vigor por el Gobierno desde este 15 de octubre.

En Génova (noroeste), donde se preveían los mayores problemas, se ha reducido la operatividad del puerto aunque no se ha visto comprometida por las protestas de los trabajadores antivacunas, a pesar de que han bloqueado el paso internacional de San Benigno y la terminal de transbordadores.

Los manifestantes dejan pasar a las personas pero no las mercancías, lo que ha impedido el acceso al puerto de un grupo de camiones que permanecen en la entrada.

En Trieste, uno de los principales puertos del país, puerta a Europa del Este, la actividad es normal pese a la protesta que ha reunido a unas 5.000 personas.

Estas corean consignas como “libertad” y “no green pass”, denominación que confieren en Italia el certificado sanitario.

De igual forma, se han organizado varias manifestaciones y concentraciones contra el certificado sanitario en Milán y Roma, entre otras ciudades.

Para contenerlas, se han movilizado más de 1.000 agentes después de los altercados del pasado fin de semana en la capital, debido a la infiltración en una protesta de neofascistas que asaltaron la sede un sindicato local.

Italia aplica desde este viernes la obligación de presentar el pase sanitario para poder entrar en el lugar de trabajo.

El llamado “green pass” consiste en una certificación de vacunación anticovid o una prueba negativa. Según medios de prensa, la medida se ha aceptado sin contratiempos en la mayoría de las empresas, pero en sectores como los transportistas o los estibadores han anunciado huelgas y protestas.

Aunque la fecha del 15 de octubre para la aplicación de esta medida se había anunciado desde hacía mucho tiempo, las tensiones se han acumulado en los últimos días, sobre todo ante la negativa del Gobierno del primer ministro, Mario Draghi, de que las pruebas anticovid sean gratuitas para los trabajadores que han decidido no vacunarse.

La cifra de personas vacunadas y recuperadas de la Covid-19 supera el 90 por ciento y más del 80 por ciento de los italianos se han vacunado, pero cerca del 10 por ciento de los trabajadores no se han vacunado y muchos protestan por tener que pagar la prueba, que cuesta el equivalente a 17.5 dólares y ha de realizarse cada 48 horas.


Compartir