Argentina encabeza propuesta de canjear deuda externa por acciones en pro del medio ambiente

De Agencias

2 de noviembre de 2021, 10:00 AM

Compartir

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, remarcó este martes la necesidad de “canjear deuda por acción climática”, “instalar el concepto de deuda ambiental” y crear “un comité político y técnico sobre financiamiento climático”, durante la edición número 26 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP26).

La cumbre desarrollada en Glasgow (Escocia, Reino Unido) cuenta con la participación de líderes de diversos países y también representates de organismos de crédito, como el Fondo Monetario Internacional (FMI). Por eso, el mandatario ha considerado el evento como propicio para expresar la propuesta, impulsada por el Gobierno peronista desde hace varias semanas.

Fernández le pide al FMI “un gran pacto de solidaridad ambiental”

“Es necesario aplicar la emisión de los Derechos Especiales de Giro del FMI a un gran pacto de solidaridad ambiental, que incluya a los países de bajos ingresos y renta media, y que sirva para extender los plazos de las deudas y la aplicación de menores tasas”, pidió Fernández en su discurso. 

Y añadió: “Se trata de instrumentos y decisiones importantes en las actuales circunstancias de estrés sanitario y ecológico”. Esto, es “para fortalecer el multilateralismo ambiental e impulsar la capitalización de los bancos regionales de desarrollo”, dijo el jefe de Estado.

Con respecto a esta idea, de mejorar las condiciones de pago o condonar parte de la deuda, otros países endeudados de la región se mostraron a favor de la iniciativa. De hecho, Guillermo Lasso, el mandatario de Ecuador, anunció en la COP26 la creación de una nueva reserva marítima junto a las islas Galápagos, pero pidió canjear su deuda externa para poder preservar el espacio. 

“Representación equitativa”

Como novedad, Argentina planteó el lanzamiento de un comité global para definir cómo se financia la lucha contra el calentamiento global, “con representación equitativa de países desarrollados y países en desarrollo“.

El objetivo es establecer “una hoja de ruta sobre cómo movilizar los fondos necesarios, que reconozca el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas“.

Asimismo, la idea de Fernández es que este comité político y técnico “tenga en cuenta el endeudamiento y las limitaciones estructurales, así como las necesidades de bienestar social”, considerando la delicada situación económica del país sudamericano, y de otras naciones regionales.

A modo de reclamo, el presidente argentino remarcó que las naciones más desarrolladas se habían comprometido a abonar una suma cercana a 100.000 millones de dólares para los países más perjudicados por el cambio climático, y todavía deben cumplir con ese objetivo. 

En el plano interno, repasó las políticas a favor de la naturaleza, y subrayó un proyecto de ley sobre “electromovilidad” enviado al Congreso. También prometió tomar medidas para erradicar la deforestación ilegal, “tipificándola como delito ambiental”, y anunció la presentación de otro proyecto “de presupuestos mínimos de protección ambiental de bosques nativos”. En sintonía, su administración está “promoviendo la Ley Federal de Educación Ambiental”. 

Más allá del plano discursivo, en el marco de la cumbre, la empresa australiana Fortescue confirmó una inversión de 8.400 millones de dólares en el país sudamericano para producir “hidrógeno verde”. Al respecto, el Gobierno estima que este proyecto de reducción de gases de carbono también ayudará a crear 15.000 puestos de trabajo directos y entre 40.000 y 50.000 indirectos, convirtiendo a la provincia de Río Negro en un polo industrial para exportar hidrógeno en el 2030. 


Compartir