El renacer del Caribe nicaragüense

De Katherine Vado Rodriguez

15 de noviembre de 2021, 8:03 PM

Compartir

Managua (Sputnik) — A un año del impacto de los huracanes Eta e Iota, la costa Caribe de Nicaragua se recupera gracias a la voluntad política e institucional del Gobierno, aseguró a la Agencia Sputnik el ministro de Hacienda y Crédito Público, Iván Acosta.

En diálogo con esta agencia, Acosta recalcó que la administración del presidente Daniel Ortega ha priorizado el desarrollo de la infraestructura y servicios vitales negados por siglos a las familias costeñas.

“El agua potable y saneamiento era un tema que se veía como inalcanzable y el Gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), lo convirtió en una realidad; eso tiene mucho respaldo, mucho reconocimiento”, comentó el funcionario, a propósito del apoyo que recibió el oficialismo de esa región en los recientes comicios presidenciales y legislativos.

Según el Consejo Supremo Electoral, la Costa Caribe de Nicaragua fue la plaza política donde el Frente obtuvo mayor respaldo, con el 86.70%, desplazando incluso a León, histórico bastión sandinista.

El huracán Eta golpeó a Nicaragua el 3 de noviembre de 2020 con vientos de 220 kilómetros por hora en Puerto Cabezas, Región Autónoma del Caribe Norte (RACN), el mismo punto por el que entró Iota apenas 14 días después, pero con mayor intensidad.

Ambos ciclones siguieron la misma trayectoria, provocando inundaciones y deslizamientos de tierra, destrucción de viviendas, edificios públicos, puentes, carreteras, e infraestructura eléctrica, con un daño total calculado en 738.2 millones de dólares.

Pero esa saña de la naturaleza contrasta con el empeño gubernamental de atender la región, donde la evacuación masiva orientada por el Sistema Nacional para la Atención, Prevención y Mitigación de desastres evitó muertes por el azote huracanado en la costa Caribe norte.

Además, la inversión social, de servicios públicos e infraestructura ronda los 2.000 millones de dólares en las comunidades costeñas en los últimos diez años, lo cual incluye 600 kilómetros de carreteras que conectan al llamado Triángulo Minero de la RACN con el Caribe Sur (RACS).

Al respecto, Acosta destacó que se logró interconectar casi toda la región de energía eléctrica, y fueron construidas carreteras que unen Bluefields, Laguna de Perlas, Kukra Hill, Mulukukú, Waslala, Siuna, Rosita, Bonanza, Bilwi, y solo falta un puente sobre el río Wawa.”

Eso es extraordinario, en términos de reducir los costos de transacciones de los pueblos costeños: es decir, comodidad con mejores precios, facilidades para salida, mejorar el sistema de transporte y atraer inversiones a la región que genere empleos y satisfacción”, puntualizó.

El titular de Hacienda señaló que es fundamental para el desarrollo y crecimiento económico de los pueblos costeños el cumplimiento del estatuto de Autonomía Regional en la costa Caribe de Nicaragua, que data de 1988, como resultado de la Revolución Popular Sandinista.

“El único partido nacional que tiene vocación autonomista y de reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios es el Frente Sandinista, eso creo que es vital”, recalcó Acosta, al afirmar que la inversión pública responde a demandas históricas de las comunidades costeñas.

Entre las inversiones destacan la construcción del hospital Nuevo Amanecer de Bilwi, con un costo de 82 millones de dólares, para atender a los pueblos originarios miskitas, mayangnas, afrodescendiente y mestiza.

“Se están desarrollando hospitales de clase mundial en Bilwi, se han construido centro de salud y hospitales primarios en las cabeceras municipales, se han mejorado y renovado en Bluefields (Caribe sur), y se ha llevado agua potable y saneamiento”, agregó el ministro.

Acosta confirmó a la Agencia Sputnik que la construcción del primer puerto de aguas profundas en el Caribe nicaragüense comenzará en el segundo semestre de 2022, pues ya cuenta con su estudio de factibilidad, diseño y el compromiso de varias fuentes de financiamiento.

También se proyecta un Canal Intercostero entre Bismuna y Bluefiels, para el tránsito de pasajeros y mercancías entre las comunidades caribeñas y reducir la navegación a mar abierto.

Estas obras se unen al recién inaugurado muelle Bilwi-Puerto Cabezas, arrasado por Eta e Iota, el cual es considerado el punto de comercio más importante del Caribe norte de Nicaragua, pues abastece a 25 comunidades y sirve de base a unos 10.000 pescadores comunitarios.


Compartir