López Obrador explica por qué el avión presidencial no se ha vendido

De Agencias

28 de marzo de 2022, 1:00 PM

Compartir

Este lunes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, volvió a traer a colación en su rueda de prensa matutina diaria el tema del avión presidencial, que está a la venta desde hace más de tres años.

“No se ha podido vender”, reconoció el mandatario, y señaló que uno de los motivos por el cual no se ha vendido es que “lo hicieron muy extravagante”.

De acuerdo con López Obrador, el avión “está hecho a la medida […] lo hicieron como lo solicitaron”. Explicó que actualmente tiene 80 sillas, con espacios de “lujo, de gran turismo y de primera”, además de “como 10 lugares que son exclusivos”.

Indicó que reconvertirlo no es una opción. “Volverlo avión comercial, de 240 lugares, ya no es posible, costaría muchísimo, inclusive hasta técnicamente sería complicado, por el material que tiene, entonces por eso ha costado venderlo, no se ha podido y tampoco queremos rematarlo, se tiene que vender a precio de avalúo”, expresó.

Ante ello, el Gobierno mexicano tomó la decisión de que sea rentado para diferentes tipos de eventos y se le entregará para su operación a la empresa Olmeca Maya Mexica, la firma que va a operar el Tren Maya y los aeropuertos de Tulum, Chetumal, Palenque y el nuevo Aeropuerto Felipe Ángeles (AIFA).

“Se va a entregar el avión para que puedan rentarlo y que se utilice para que no esté sin volar, y que pueda tener ingresos su renta para pagar sus gastos y el mantenimiento”, precisó el mandatario e indicó que la aeronave permanecerá en la Base Aérea Militar N.º 1 de Santa Lucía, en el municipio de Zumpango de Ocampo, en el Estado de México, donde está ubicado el AIFA.

López Obrador comentó que se podrá rentar para eventos familiares o empresariales, siempre que sean viajes largos, como a Cancún, por ejemplo.

“Se quieren casar allá o 15 años o cumpleaños o una empresa que quiere darle un reconocimiento a sus trabajadores por su buen desempeño, pues lo renta para ir a Cancún o a Los Cabos”, señaló.

Detalló que la aeronave se va a conservar como está actualmente, para que la gente la conozca cómo es.

Este avión, un Boeing 787-8 Dreamliner, fue adquirida en 2012 por el entonces presidente Felipe Calderón en 218 millones de dólares, pero usado por su sucesor, Enrique Peña Nieto. La aeronave se convirtió en un símbolo de la corrupción en México.


Compartir